Esta semana en Robótica Educativa, hemos trabajado los distintos tipos de casas que nos podemos encontrar en la sociedad, desde las de madera, pasando por las cuevas, hasta los iglú. Con ello queremos que nuestros alumnos conozcan, que según la cultura y la población, las casas varían y pueden o no que sean iguales que las nuestras. Uno de los objetivos que nos proponemos es que de forma transversal mediante distintas actividades de montaje y programación, nuestros alumnos conozcan un poco las diferentes culturas.

Como hacemos habitualmente, realizamos una serie de preguntas para ver la base con la que partimos, es una lluvia de ideas mediante preguntas como: ¿cómo es tu casa?, ¿de qué materiales está hecha?, ¿todas las casas son iguales?, ¿Conocéis alguna distinta?

Para que nuestros alumnos comprueben las explicaciones anteriores, les pondremos el siguiente vídeo: “Tipos de casas”, en el que además de nombrar los distintos tipos de viviendas, también nos habla de los distintos materiales que pueden estar las mismas fabricadas.

Ahora nuestros alumnos están listos para empezar las distintas actividades.

El ladrillo  Lego duplo como material de construcción

Como son muchos tipos de viviendas y no nos daría tiempo de trabajarlas todas en una sesión,aprovechando que estamos en invierno y hace mucho frío, nos hemos centrado en la vivienda de los esquimales “el iglú”.

Antes de comenzar la actividad, les hemos proyectado un vídeo “El osito polar el sueño de volar“, para que conozcan mejor el entorno en el que se encuentran este tipo de viviendas.

A continuación, utilizando un kits denominado Máquinas Tempranas, nuestros alumnos tendrán que construir un iglú de grandes dimensiones para que nuestros amigos Sam y Sara, así como los ositos polares puedan refugiarse del frío.

Continuando con la construcción, nuestros alumnos deberán desarrollar al máximo su imaginación y creatividad al tener que representar una historia cuyos protagonistas sean las palabras iglú y oso polar con un kits especial denominado Build to Express. De esta forma también concienciamos a nuestros peques de la importancia tanto de hablar en público, como de escuchar al resto de los compañeros.

Programando a Maya para construirse su vivienda

Una de las actividades de programación, ha sido llevada a cabo con nuestra abeja programable Maya. Nuestros alumnos dispondrán de un tablero de 4×4 en el cual se depositarán varios bloques de Lego duplo de color blanco, los cuales tras programar a Maya, deberá conseguirlos para poder realizarse su hogar. Dependiendo del nivel del alumnos, podremos poner mayor o menor número de bloques o cambiar las reglas del juego en cuanto a su dificultad.

Otras de las actividades de programación que hemos llevado a cabo, ha sido Scratch, que es una herramienta con la cual desarrollamos el lenguaje de programación creando historias o escenas sobre la temática a tratar. En este caso, nos hemos basado en el cuento del oso polar,  por lo que nuestros alumnos han tenido que crear dos escenarios, uno con un oso polar y un iglú y el otro con un pingüino. Mediante la programación han creado una historia en la cual el oso se sentía solo y tras andar por la nieve se encontró con un amigo pingüino, por lo que éste se sintió muy contento. Los personajes pueden ser personalizados por los alumnos, al igual que además de programar, podemos introducir nuestra voz a los personajes.

Además de estas dos actividades de programación, han realizado una ficha en la cual tienen que seguir un camino desde Maya hasta su premio, utilizando los comandos correspondientes como pueden ser (adelante, atrás, derecha e izquierda). Éstos los pondrán abajo en unos cuadraditos, según el número de pasos que tenga que dar Maya necesitarán más o menos. Solemos realizarla previamente a utilizar la Bee Bot para de esta forma asegurarnos de que han entendido los comandos.

 

 

Gloria Sierra Pérez y Sara Salcedo Rodríguez

Maestras en Educación Infantil con Mención en Atención Temprana especialistas en robótica RoboRave Internacional EEUU