Esta semana en Robótica Educativa hemos hablado de la música, pero nos hemos centrado en conceptos más generales como los instrumentos musicales, la discriminación auditiva, el tiempo y la intensidad. Para ello hemos realizado varias actividades tanto de construcción como de programación. Con ello queremos concienciar a nuestros alumnos de lo importante y divertida que es la música ya que desarrolla distintas áreas como son la intelectual, auditiva, sensorial, del habla y motriz.

Antes de iniciarnos en las actividades, hemos realizado una lluvia de ideas para ver los conceptos con los que parten nuestros alumnos mediante preguntas como:

  • ¿Qué es la música?
  • ¿Qué elementos la componen?
  • ¿Qué son las notas musicales?
  • ¿Qué instrumentos musicales conocéis?…

Una vez finalizada la lluvia de ideas, trabajaremos un aspecto muy importante como es la discriminación auditiva. Mediante un vídeo, nuestros alumnos tras escuchar una armonía, deberán averiguar de qué instrumento musical se trata. Además, deberán simular la práctica del mismo, de esta forma también desarrollamos la psicomotricidad fina.

Al ritmo de Lego

En esta actividad, vamos a desarrollar varios aspectos como  ritmo,  intensidad y  psicomotricidad gruesa. Para ello la profesora cogerá dos ladrillos Lego Duplo y  tras chocarlos provocará un ritmo , el cual nuestros alumnos con sus pasos deben seguir. El ritmo variará de velocidad, y nuestros alumnos deben captarlo modificando sus pasos. Una vez que han captado la actividad, ellos mismos harán su propio ritmo para que lo representemos los demás.

Como variante, hemos introducido otro aspecto musical como es la intensidad. En esta ocasión deberemos chocar las piezas más fuerte o débil de tal forma que a mayor intensidad seremos gigantes y a menor intensidad seremos enanitos, sin olvidarnos de continuar con el ritmo.

Construyendo nuestro instrumento

Para realizar esta actividad, nuestros alumnos necesitarán el kits de máquinas tempranas además de su creatividad e imaginación. Deberán construir un violín sin instrucciones, sólo ayudados por una imagen que les proyectaremos. El violín deberá parecerse lo más posible al real con su cuerpo, su mástil y su arco para poder simular su colocación y manipulación. A continuación escucharemos una pieza interpretada por violines y nuestros alumnos deberán imaginar y de esta forma tocar su propio instrumento.

Programación musical

En cuanto a la programación vamos a realizar dos actividades, una con Scratch y otra con Maya.

Con Maya, realizaremos un circuito con piezas de puzzle de goma eva al cual incorporaremos varios instrumentos musicales dependiendo del número de alumnado que haya. Cada alumno dispondrá de una abeja programable la cual tendrá que programar para que se desplace desde el inicio del recorrido hasta el instrumento que le ha indicado la profesora.

En Scratch crearemos y programaremos una orquesta. Cada alumno dispondrá de una tablet en la cual tendrán que crear un fondo, un director o directora de orquesta y varios instrumentos musicales. Al director/a deberán incorporarle un batuta para poder realizar correctamente su función. En cuanto a los instrumentos, una vez que los creen y coloreen los programaremos de tal forma que una vez que  presente el concierto, los mismos realicen sus sonidos correspondientes al pulsar sobre ellos. Para que les resulte más sencillo, la profesora irá realizando la actividad a la misma vez que los alumnos, de esta forma todos iremos a la vez y nadie se quedará atrás.

 

Gloria Sierra Pérez y Sara Salcedo Rodríguez

Maestras en Educación Infantil con Mención en Atención Temprana especialistas en robótica RoboRave Internacional EEUU