Empezamos con la primera sesión del taller del YouTuber: los alumnos han abierto su propio canal y han subido su primer vídeo, aprendiendo a gestionar y moverse por esta plataforma llena de posibilidades. De tarea para casa: pensar qué quieren grabar en la próxima sesión. ¿Será un gameplay? ¿Un directo? ¿Un corto? ¿O algo diferente?

 

Y también, no hay que olvidar a programar y manejar Arduino. Nuestros alumnos ya son unos pequeños expertos, pero necesitarán mucha práctica para llegar a lo más alto en la próxima RoboRave, aunque todavía queden muchos meses.